Buscar

Cuando la funcionalidad se convierte en un estilo


Muchos me preguntan cuál es mi estilo? A veces me quedo pensando porque solo sé palabras que lo describen pero no lo encasillo en nada en particular, puedo decir que soy maximalista porque no puedo ver espacios vacíos, me gusta el color porque me anima, me gusta el desorden organizado, que se sienta que todo se usa pero que no está perfectamente colocado, y me gusta que todo fluya. Sin embargo creo que la energía que transmite mi casa no se basa en estas características o quizás es una mezcla de todo. La casa debe ser un reflejo de nuestro interior pero más que nada de cómo nos gusta utilizar nuestro entorno. Muchas veces pensamos que tomar una foto de una revista y replicar el estilo en mi hogar va a funcionar para que sea exactamente como a mi me gusta. Pero con el tiempo me he dado cuenta que siempre al final debemos ponerle algo muy personal, que no solo significa que coloquemos el cuadro que le compré a un amigx ilustrador que me encanta, no necesariamente estoy hablando del estilo de los objetos, si no de la funcionalidad de los mismos.




Voy a ponerles un ejemplo que nos pasa a diario. Justo al lado de la puerta de entrada a mi casa coloqué un portallaves en la pared que me pareció hermoso, era mi estilo y no lo cambiaría por nada en el mundo, sin embargo cada vez que entramos por la puerta nuestro lugar habitual de colocar las llaves es sobre un mueble tocadiscos que está de camino a la habitación. Todos los días teníamos una discusión sobre el lugar donde están las llaves, si compré ese portallaves hermoso que esta al lado de la puerta por qué no lo usamos? Por qué todos los días tenemos que pasar unos minutos ubicando todas las llaves antes de salir. Lo que pasa es que es muy habitual que ignoremos nuestras necesidades y pongamos por encima nuestros gustos. Luego de un tiempo terminé rindiéndome al hecho de que nunca pondremos las llaves en el portallaves y en vez de frustrarme encontré un plato vintage bellísimo que coloqué sobre la mesa decorativa y santo remedio. Las llaves siempre están en el mismo lugar y el plato le da un toque hermoso a la mesa de camino a las habitaciones. De todos modos… no tenemos muchos problemas ya en la vida como para también tener que obligarme a recordar dónde debo poner las llaves?


Hogar orgánico

Justo cuando logramos entregarnos a nuestro entorno el hogar se vuelve más amigable para todos. Es a esto que yo le llamo un hogar orgánico. Que fluye según las necesidades de los que lo habitamos. Piensa en tu casa y en todos esos lugares en donde pasan situaciones como las anteriores, ajusta tu espacio a tu flujo, a tu movimiento. El estilo es algo que va a salir naturalmente cuando entendamos que primero debo pensar en cuál es el objeto que debo elegir, y luego cómo debe ser su estilo, su color, su forma.


La cocina es un perfecto ejemplo de cómo decorar pensando en el flujo, inconscientemente los vasos los colocamos en el gabinete al lado de la nevera, las ollas en las puertas que están al lado o debajo de la estufa, los cuchillos están al lado de la meseta donde cortamos, y el cacharro de escurrir la loza está al lado del fregadero. Entonces si orgánicamente el espacio está organizado para nuestro uso, y se convierte en un lugar eficiente, usemos la misma lógica para el resto de la casa. Les aseguro que esto no hará que se vea más fea la casa, por el contrario nos obliga a buscar nuevas formas decorativas que se adapten a nosotros y al final terminamos con un espacio mucho más personal.


En estos días que estamos en distanciamiento social he visto mucho más los beneficios de este “método”, mi casa es un santuario para nosotros, nos encanta estar en ella. Hemos organizado las áreas según nuestras necesidades, y luego nuestros gustos, una vez elegimos la distribución de los espacios vamos adaptando el estilo partiendo de esto y les cuento que estar los tres simultáneamente dentro del mismo apartamento de 107 metros cuadrados se ha convertido en un placer. Arquitectónicamente nuestro apartamento es un reto porque no es un rectángulo tradicional con las áreas bien delimitadas, tenemos muchas esquinas con ángulos de 135 grados, otras de 70 grados y así van variando. Estos grados tan particulares hacen que la distribución sea toda un rompecabezas. Pero creo que cuando lo vi por primera vez justamente esto fue lo que me enamoró del espacio. Su irregularidad. Porque justamente en estas paredes con ángulos irregulares es donde están los ventanales y nos dimos cuenta que fueron colocados así para que disfrutáramos de vistas hermosas sin que los vecinos pudieran vernos ni nosotros a ellos, la privacidad y las vistas fueron lo más importante para el arquitecto que los diseño, por allá por finales de la década de los 70’s inicios de los 80’s.



La buena vibra

Lo normal es que cuando entramos a un apartamento por primera vez lo que nos reciba sea la sala, pero yo decidí que quería colocar allí cerca de la puerta un espacio que fuera mi oficina y el comedor. Por qué? Porque cerca de la puerta no quería sentar a las visitas, para mi, es como invitarlos a irse durante su estadía. Entonces coloqué la sala ya de camino a las habitaciones y les juro que la vibra del espacio es tanta que cuando tengo amigos en casa nos pasan las horas hablando y escuchando música y nunca pensamos en la hora de irnos. Obvio que nosotros como pareja nos divierte tener gente en la casa y compartir, pero cada quien debe hacer el espacio que se ajuste a su estilo de vida.


Aprovechen este tiempo de aislamiento para analizar sus casa y redistribuirlas según su flujo, ya verán que el cambio va a ser significativo, estos cambios les harán darse cuenta de las cosas que tienen y las que realmente no necesitan, como el portallaves que compré que terminó siendo el lugar para la sombrilla, y las piezas que si nos hacen falta, como el plato vintage para colocar las llaves en el lugar correcto. Terminarán la cuarentena con una casa de una vibra enorme y todos los que te visiten lo notarán. Te lo prometo. La buena vibra es contagiosa.

Recuerda visitarnos en Instagram @elestudiodemauricio y conoce nuestro catálogo disponible en nuestra página web www.elestudiodemauricio.com


0 comentarios